Dormir a mordiscos

En el autobús la mitad de los pasajeros duermen, trajeron un poco del sueño nocturno que no se gastaron en la noche y lo usan mientras van hacia el lugar de trabajo. En el trabajo también tendrán sueño después del almuerzo, ese será nuevo, no de la noche anterior, ese es el del cuerpo pidiendo una pausa para continuar con la tarde. Al final del día, cuando la prisa de las actividades laborales se convierte en prisa por salir temprano, también una burbuja de sueño los encontrará distraídos y hará de sus bocas un bostezo. Volverán a casa habiendo consumido más minutos de sueño en las sillas de los buses.

Imagen de alejobaron en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s