Sueños olvidados

Yo no he soñado estos días, aunque dicen que u o siempre sueña, entonces para mayor exactitud, no recuerdo lo que he soñado los días de esta semana. Quizá me hubiera gustado despertarme con la misma erección con la que me gustaría soñar entre las piernas de una de mis amigas, pero tampoco he soñado eso, así sea una imagen recurrente en los sueños a los que me atrevo despierto, y esos si los recuerdo. Ahora, justo ahora cuando la ventana juega a ser la reproducción del horizonte detrás de una tarde soleada recuerdo con exactitud milimétrica la forma en la que abriría las manos para abarcar unos senos que se mantuvieron desconocidos para mis oblicuas maneras de verle el escote a una de mis compañeras de oficina.
Soñar despierto debe tener una contradicción, que no es soñar porque no se está dormido, que no se está despierto porque la imaginación supone realidades que no existen. A la novia de uno de mis amigos se le escurrían unas ideas peligrosas por sus manos cuando se cruzaba a mi lado, y yo las presentía con un temor menor del que hubiera sentido si sus deseos se hubieran plantado ante la realidad para ser eso, realidad con deseos y problemas.

Un comentario en “Sueños olvidados

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s