e-pistolares

Igual que los amores epistolares los días traen con el sol mensajes cifrados con lenguajes antiguos. Digamos que ahora la noche se despierta en mis ojos y una sobredosis de nada aparenta estar presta a largarse conmigo hasta el sueño, pero no lo logra, entonces, tomo el lápiz y empiezo a escribir una carta para las mujeres invisibles que me esperan mañana en la estación que me trae del día siguiente al anterior.

Imagen de Лариса Мозговая en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s