Furias caseras

Ella cruza furiosa el espacio desde la puerta del apartamento hasta la sala, se nota su irritación al verme sentado en el sofá viendo televisión. Dice algo que en si mismo es incomprensible e irrepetible. Da otros pasos y se dirige al baño. Escucho un grito, el espejo se hace el sordo y la mira con el mismo estupor con el que ella se observa. Son unos minutos antes de que yo tenga la certeza de que esta noche dormiré toda la noche en la sala abrigado con una la más antigua de las mantas que compramos los dos.

Imagen de engin akyurt en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s