Miradas de fuego

Otra vez lo mira, quiere hacerle añicos el rostro y romperle de una vez por todas esa idiotez con la que aparenta inocencia. No le dice nada, solo lo mira del mismo modo en que un dios en el que no cree lo mirará el día del juicio. Uno a uno sus poros los llenará de fuego hasta que confiese sin que sean necesarias las preguntas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s