Intuición

Ella dijo: no soy el arco o la flecha, soy el impulso, la intuición de la que surge la fuerza para temblar la puntería y poner en el punto exacto la flecha guiada por el ojo. Él no respondió, entendió que no era la fuerza de sus instrumentos a los que ella daba crédito para su gusto, se puso a escucharla, a sentirla sin otro motivo qué saberla acurrucada en sus propósitos de hombre en pos de encontrarla.

Imagen de Paul Barlow en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s