Elevarse para huir

En la otra esquina una bandada de aire huye de esta calle en la que todos parecen estar sellados por una indiferencia crónica, nadie se mira, todos cruzan a disgusto sus pasos con los de los otros, más que acariciar el silencio, se lo tragan hasta parir en su rostro una imagen de hastío, de preocupación o de angustia. En la otra esquina el aire se deja sacudir por una corriente aérea que venía de algún bosque, siente una mejoría en su ligereza, ya no pesa tanto, puede volver a elevarse, y así va, el aire es una banda de pájaros hurgando en lo invisible de la tarde.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s