Subir y bajar por tus brazos

Es temprana tu voz en mi oído. Llueven tus vocales en mí, se siembran, y alcoholizan de tal modo mis palabras que antes de que pueda notarlo hablo como tú. Me llegan tus besos; prisionera mi lengua en tu boca protesta por la insistencia de los labios que también quieren estar ahí. Mis manos aprenden de tus diarios ingresos a la ducha, de ese subir y bajar por tus brazos, de doblegar el cabello en la espuma.

Es temprana tu voz en mi oído. Llueven tus vocales en mí, se siembran, y alcoholizan de tal modo mis palabras que antes de que pueda notarlo hablo como tú. Me llegan tus besos; prisionera mi lengua en tu boca protesta por la insistencia de los labios que también quieren estar ahí. Mis manos aprenden de tus diarios ingresos a la ducha, de ese subir y bajar por tus brazos, de doblegar el cabello en la espuma. Muerdes mi cuello y recibes un eco en tus hombros, primero la derecha y después la izquierda. Tu boca redime el silencio y nuevamente tu voz cuelga bosques en mi sentido auditivo. Dicha es escucharte y más repetir tus palabras para aspirar luego cada verbo en tu piel. No sé de vegetales audaces, ni de centenarios musgos o de cabalgatas infinitas de caballos por la llanura, solo son mis manos abrigando el espacio que va de tus pies a tu boca, de tus brazos a tu cintura.

Imagen de Pexels en Pixabay

Un comentario en “Subir y bajar por tus brazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s