Noctámbulos

En algún lugar de la casa una lavadora absuelve a la ropa del mugre recibido en su jornada laboral. Una camisa trabaja un día, entre doce y catorce horas, luego descansa el resto de la semana. La camisa acepta sin rechinar de ojales su condena y se somete a las vueltas que le infringe la lavadora. Agua, detergente, algún producto adicional y más vueltas hasta que sale sin posibilidad de reclamo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s