De las cosas que pienso de ti y yo te exploro

Una mano, no se cual, se suma a las mías, suelta dos botones, yo suelto el tercero, al mismo tiempo mis ojos se desbocan y hacen tomas fotográficas, instantáneas múltiples de tu piel, te observan, van de izquierda a derecha, mi boca abierta presiente la caricia próxima, cae hasta un lugar en medio del puente que une tus montañas, tus manos viajan hasta mi cabeza, dan una y otra vuelta sobre mi pelo negro, mi boca hace otro tanto, da una y otra vuelta sobre tu piel blanca, las manos quieren llegar primero que la boca, la boca quiere llegar primero que las manos.

Una parte mi tiembla, otra se afana y vuela con la prisa, otra parte de mí se eleva como obelisco. Voy con manos de niño, con manos de explorador, con manos que abren frutas, con manos de bosque, manos que entran hasta el punto oculto a mis ojos de fruta. Una parte mi tiembla, otra se afana y vuela con la prisa, otra parte de mí se eleva como obelisco. Voy con manos de niño, con manos de explorador, con manos que abren frutas, con manos de bosque, manos que entran hasta el punto oculto a mis ojos de fruta. Una suavidad de amanecer pleno acaricia a mi mano, un peso que se antoja eterno es extraído de la copa, tu seno expuesto a mis ojos, a mi boca que sigue a mi mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s