Miedos y congojas

Hay lugares a los que asisto y el miedo se traga sin asomo de prisa la savia que gira tranquila en mi cuerpo. El miedo recorre la sombra y sobrepasa mis dedos, tiemblo, nadie lo nota, me acongojo en lo oculto, dentro de mí una ruina cierra con líneas eléctricas mi boca de voces. Otra vez camino obligado, el movimiento es exigido igual que la gravedad por la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s