Sé el bosque y la lluvia

Lugar de raíces profundas y fecundas, de amplios y encumbrados árboles, de enredaderas, de sereno aterrizaje de la luz en la piel oscura de la tierra, de olas doradas que se pierden entre verdes hojas, donde la memoria lo es todo y nada, a donde parte el viento sin sed de victoria o derrota a reposar tranquilo. Sé el bosque.

Estás hecha de momentos mínimos y cada uno de ellos habla de la completitud de tu existencia, vas rigurosa a recomponer los colores, aromas, texturas de la tierra, te precipitas y tu golpe es la música de las nubes, el fugaz instante en que todo existe para aquel que se desnuda bajo tus gotas, después de ti todo existe, antes solo existe la espera. Sé la lluvia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s