Intersticio en la memoria

La mujer que me gusta se despierta con el sonido de la alarma con la cual marca el límite de su descanso nocturno, adelanta su brazo y mira el reloj para confirmar la hora que ya conoce. Esta mañana ha sucedido como tantas veces, tras ver la hora, acude a un intersticio por el cual asomarse a su memoria y recuerda el último beso que nos dimos, pone así de manera indiscreta una luz para alumbrar el deseo con el cual ella mide los momentos que pasa conmigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s