No sin antes darme un beso

Pongamos que duermes en mi cama y yo puedo trazar con mis manos las formas de tu cuerpo, una mano a tu rostro, los dedos surcando con señales las pestañas y las cejas, la otra mano en los hombros y una línea impronunciable que se detiene en tu escote sin atreverse más allá de lo que puede acercarla a las redondeces en tu pecho. Digamos que la tela es ingenua y se deja doblar un poco, y cuando pareciera que la vía puede cruzarse sin peaje, tú alcanzas con tu mano a la mía y me dices, no sin antes darme un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s