Herencias impalpables

Yergues tu cuerpo, los huesos, los músculos y la envoltura, puedes con tu propio peso, no mides tu fuerza al hacerlo, lo das por hecho, transitas desde la cama hasta la ventana, abres la cortina, das paso a la luz y permites un recambio del aire. La única herencia palpable de tu sueño son las arrugas en la tela del pijama, exactas en los lugares donde hacen curva tus rodillas. Pesas lo que debes pesar y si pudieras extender sobre la báscula tus pensamientos sabrías también que una fuerza superior se teje en tus venas, solo así eres capaz de sostenerlos y mantenerte de pie sin temblores. Sin hurgar en tu memoria, sin pretensiones de especialista, pones un par de alimentos en las tazas sobre el fuego, pronto el aroma hace del espacio una piscina de aroma a comida, mientras el fuego cuece, el café preparado previamente te acompaña en tus conversaciones internas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s