Sin ti no habría soledad ni compañía

Yo soy un forastero que te ha amado desde siempre, en las tardes de ocasos rojos y amarillos, en los amaneceres azules que aún conservan una oblea blanca colgando del techo.

Te amé, cuando aré en la arena de mujeres que fueron solo un puerto a mi paso y en la tierra de aquellas que soportaron un poco más a mis angustias.

Te amé en mis libros y cuadernos, junto a las hojas sueltas de viejas poesías. Tú las inspiraste desde el alma de otras mujeres; espejos paralelos a la tuya.

Te amo, porque mis pies están atados, como siempre, a las huellas de tus pasos por las raíces que los siembran en la tierra.

Te amo. Sin ti no habría soledad ni compañía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s