Pensamientos de mañana

En el reproductor de música suena una canción que debió ser nueva en la década de los ochenta del siglo pasado, y esto me pone en una condición de experiencia y en una situación de distancia. Esos recuerdos vienen de un tiempo que medido en años es superior a la mitad de mi edad, de un siglo que ya fue superado para que en los anaqueles de la historia se hable de ellos como pasado real y no como presente reciente.

La música da una ligera sensación de que se está viajando en el tiempo, a la velocidad de unas notas y unas letras vocalizadas por un cantante.

La cortina en la ventana hace su trabajo, está ahí para impedir que la luz llegué plena a la habitación, afuera debe estar adelantado el tiempo, la oscuridad nocturna ya debió haber dado paso a la luz solar, los que salieron temprano aprecian el día, adentro en donde estoy todavía la noche está en la plenitud de sus sombras, se siente total libertad para seguir durmiendo, y si es que no es el sueño el que sostiene a los párpados cerrados es la música en el reproductor invitando a quedarse debajo de las sábanas escuchando.

Esta es la hora en que los pensamientos van dando pasos de gigante para alcanzar un deseo, uno de esos a los cuales no he ido a buscar en la vida, uno de esos que he buscado sin ser alcanzado, uno de esos en donde la plenitud es verdadera. Pienso en esa muchacha que me gusta, en la que a veces se atreve a imaginarse desnuda en mi cama hablando de la caricia solar y de la fuerza nocturna, de sus ojos cerrados y de otras cosas que le producen temor y deseo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s