Corazones de papel 

​Yo dejé un corazón de papel en tu escritorio, el señor que hace el aseo en los muebles lo quitó antes de que llegaras a la oficina. Ahora lo envío con el mío en un avión de papel para que llegue a tu casa.  El viento y el azar se pongan de su parte para encontrar la ventana de tu cuarto abierta, y a tu imaginación dispuesta para mantener el vuelo hacia un hangar en tu pecho donde me nombres en silencio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s