Indicadores de tristeza

La costumbre en las librerías es dar un separador de libro en cada compra, un libro, un separador, eso da por sentado esto, por cada uno de los libros de casa debería existir la misma cantidad de separadores. No es así, justo ahora noté en uno de los libros que utilizo una tarjeta de presentación para recordarme la página sobre la cual voy en la lectura, la tarjeta de una música amiga mía, ella iba con la guitarra a las visitas en las casas de los amigos. A la mía venía los sábados en la tarde, cantaba para los gatos de los vecinos, ellos aparecían apenas la escuchaban, yo servía vino y queso, ella música y canto. Dejamos de vernos, hace apenas unos meses volvimos a encontrarnos, ella iba sin su instrumento favorito, conversamos, compartimos números de teléfono, y antes de irse me contestó la pregunta inquisitoria sobre la guitarra, la había empeñado en una prendería, no fue agradable para ella, no fue agradable para mí escucharlo. Ofrecí ceder de mi salario para recuperarla, me dijo un no rotundo, ya se había perdido, ella estaba esperando a encontrar una donde cupiera exacta la forma de sus dedos. Ahora, cada día en la mañana, pone una nota de voz en el chat en que charlamos, en la nota se escucha el silencio de su cuarto en la mañana, pone una nota de voz en la que se escucha el silencio de su cuarto en la noche, yo recibo con ello su tristeza.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s