Franjas de lluvia

Le puso la mano en la cara y lo despidió con un beso, solo después en el auto sentiría lo extraño de ese movimiento, la mano en la cara lo alejaba y aún así le extendía la boca para besarlo. Sintió que llovería pronto y activó el limpia parabrisas, solo para verificar su funcionamiento, volvió a traer la imagen de su mano abierta sobre su mejilla, el impulso firme desplazándola, luego la contención, y la boca aproximándose a la suya.  Percibió una gota de lluvia en la ventana a su izquierda, un impulso le hizo tocar las gafas, quiso limpiarlas, rio sola dentro del auto, los lentes estaban limpios y sin humedad o gotas, solo era el auto el que se mojaría completamente.

El móvil vibró en el bolso, después empezó a sonar, el sonido de una canción con la cual identificaba sus llamadas, no quiso contestar.  Unos segundos después vio un mensaje de texto, respondió indicando que llovía y conducía al mismo tiempo, necesitaba toda la concentración para hacerlo bien.  Un “ok” vino después pero no lo vio, el teléfono había vuelto al bolso.  Actuó por instinto, tocó el radio, escogió una estación de radio, tarareo la canción, adelante un semáforo se ponía en rojo, frenó suavemente, puso su atención a una mujer con cojera pasando la calle, se rio, y pensó en que reía de sí misma, la cojera se debía a que el tacón del zapato izquierdo había desaparecido, creyó con firmeza en hacer lo mismo en una situación similar.

El semáforo no cambió a amarillo o verde, se mantuvo en rojo más tiempo del acostumbrado, los autos de la otra vía seguían veloces igual que la lluvia, unos instantes después lo entendió, cruzaron primero las motocicletas de los escoltas, luego autos negros y grandes, un desconocido con importancia de emperador, así lo dijo y no pensó siquiera en el poco sentido de la frase.  El teléfono volvió a sonar, no se interesó en saber quién llamaba, cambio de radio a música de la memoria conectada al radio, empezó a sonar, “you look like rain” y se olvidó de la calle, de los autos, del rostro y la mano, se quedó con la lluvia hasta que alguien vino a tocar en la ventana para preguntar si le había pasado algo al auto, dijo, no, al auto nada, a mí sí.

You look like rain

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s