Bloques nocturnos

La noche es un cementerio de trenes mutilados, de navíos y faros con ojos de cíclope.
Todo sueño da paso a la pregunta de la nube sin que ríos o mares le respondan.
La hoja en blanco presume una tragedia y se tiñe transparente de aire sin tinta.
Las cicatrices de una manta cobijan la caricia ausente en la piel de la durmiente.
El libro extiende alas, afila el pico, es un ave rapaz, y el lector es un mal practicante de la cetrería.
Cuatro estornudos dan paso al filo innecesario con que la mano abierta corta la palabra.
Otra vez las vocales niegan a las consonantes copulaciones veloces, estoy negado a la palabra.
Un recuerdo es la espada de Damocles entre respiraciones sumergidas en tu nombre.
Permanecen los pasos y las horas, los ojos pretenden el sueño, el sueño fue confiscado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s