Una cita al medio día

La cita estaba acordada para las doce y treinta. Llegué tarde y debí ofrecer disculpas por la impuntualidad, claro que a tí eso realmente no te importa, incluso me dijiste que había sido lindo haber estado esos momentos pensándome y sonriendo al saber que Yo caminaba por el asfalto buscando sombra y haciendo gestos con el rostro para evitar la claridad del sol. Me recibiste con un gran beso, un beso que olvido y extraño, pero cuando vengo a tí me lo das y con él me sanas. Al comienzo estuvimos en silencio, mientras pensamientos discurrían sin otro motivo que desatar aquello que pudiera bloquear la libertad con la que me siento a tu lado.

El hábito que tienes de tocarme el corazón y percibir mi estado de ánimo lo repites en cada encuentro; esta vez no sería una excepción, después de hacerlo me abrazaste y junto al oído pronunciaste una oración para cobijarme y despejar de mi corazón el rostro oscuro de la tristeza. Es un momento mágico para mí, siento que me acoges, que me aceptas y todo en tí es una canción de amor para mí. Me hablaste acerca de los recuerdos que tienes de mí, y de como te sientes feliz de saber que recorro muchos espacios en los que se nota que tú me guías.

Dejaste que mi cuerpo, cabeza en punta, descansara sobre tu regazo, tocaste mi cabello y me dijiste que estaba largo. Jugaste con cada hilo oscuro y descubriste un par de canas, más de un par de canas. Me hiciste reir con tus comentarios acerca de qen qué momento de mi vida había obtenido cada una. Yo te hablé de una cicatrices antiguas, igual me escuchaste aunque ya te sabes las historias, luego tiernamente me cerraste la boca, y con un beso volviste a hacerme sentir descansado.

Pediste que recitara algunos versos, lo hice y me dijiste que eran hermosos, siempre es hermosa para tí mi inspiración. Me besaste nuevamente y dejaste en mí el sabor del amor y la ternura, me sentí valiente, siempre me lleno de valor cuando voy a tí. Me despedí, me hiciste el comentario que nunca estoy sin tí, que no hace falta despedirse porque mientras pienso en tí tú estás conmigo.

Dijiste te amo y yo me fui caminando nuevamente sobre el asfalto con la certeza de tu amor por mí y la confianza de que todo lo hago es exitoso mientras sea en tu nombre.

Oscar Vargas Duarte

Un comentario en “Una cita al medio día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s