Esa niña que camina en el pasillo

Esa niña que camina por el pasillo, dirigiéndose a la calle, carga consigo un cuerpo de adulto, formado así por la desidia de un pueblo que olvida lo ajeno cuando no quiere apropiarse de ello, y lo pervierte de tal modo que la única posibilidad que le permite es dedicarse a satisfacer los vicios de quien calla su maldad en lugares turbios, ciegos incluso de la bondad de los que creen en milagros.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s