Sin aliño, Sin alarde

De los que llevan una soledad sin aliño, sin alarde, de ellos son los días de lluvia, les ha tocado en suerte la vocación musical de la nube, escuchan su música interpretada en el aire por una conjunción innumerable de gotas. Van como vienen, su destino es una vuelta de más en la rotación de la tierra, no se trasladan, mantienen la promesa del sedentarismo … Continúa leyendo Sin aliño, Sin alarde

Reconocer que es su única respuesta

Usted que cuando fuma evapora las nubes y se deja caer intacto sobre arena inútil, usted que enumera alegrías para alcanzar un divisor de sus dolores, usted que ha perdido la fe en la exactitud de la matemática y ve perdida su puntualidad aritmética ante el avasallamiento de la avaricia de los nuevos feudales, usted al que le importan cómo, por qué, dónde, cuándo, qué, … Continúa leyendo Reconocer que es su única respuesta

Nubes bordadas por tus ojos

En algún lugar de mi memoria tomas café y miras a través de la ventana hacia la calle, observas en silencio sin cambiar gestos en tu rostro, mueves los dedos de tu mano derecha sobre la madera de la mesa. Usas una blusa de color blanco con pequeñas nubes bordadas en hilo azul claro, llevas en tu cuello un adorno, una delgada cadena de oro … Continúa leyendo Nubes bordadas por tus ojos

Diarios Innecesarios XXXVI

A las dos de la tarde tomé los libros caídos en lectura, los que se abrieron con deseo aparente, los que desbordaron el estante, cada uno en un montón, torres de papel. Encontré bolígrafos perdidos, fotografías escondidas, recibos de pago antiguos, hojas escritas a media letra y medias letras escritas en hojas en blanco. Una cerveza escondida detrás de una torre de libros, una cerveza … Continúa leyendo Diarios Innecesarios XXXVI