De la vida en la ciudad

Capítulo I

De la vida en la ciudad

1. Una ola cae sobre el espacio abandonado por la que unos segundos antes culminó su descenso. 2. No sabe la anterior ni la presente que otra vendrá a sucederlas. 3. Somos esos mismos bloques de agua, ascendemos y descendemos por las calles de la ciudad, unos detrás de otros sin saber quién está más adelante de nosotros o quién vendrá detrás. 4. La ciudad altera los sentidos, los disminuye, la voz no es el símbolo que nos conecta, es un sonido imprudente que nos interrumpe. 5. Un automóvil se detiene junto a similares en el semáforo sin que haya afinidad entre los ocupantes de uno con los del otro. 6. Son las mismas olas, se repiten sin deternerse a saber del otro. 7. Los habituales del sistema de transporte masivo entran y salen sin haberse fijado en sus iguales. 8. Están todos como piedra amontonada que se recoge y tira sin que ellas sepan de la existencia de las otras.

Imagen de Hands off my tags! Michael Gaida en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s