Infiernos

No se ve claramente un infierno debajo de los paraguas que cubren del exceso de lluvia o de sol en la tarde, pero lo hay, ahora cuando esa mujer arruga la frente y vocifera en silencio y con furia unas palabras para asaltar su memoria y romper de ella la historia que nunca quiso narrarse, pero que en estos días de su vida ha tenido que repetirse no volver jamás a esa casa de la que no puede huir porque ha quedado preñada de costumbre sin que encuentre posibilidad alguna de parir una libertad con la cual irse.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s