Aromas a café y…

Voy temprano a un lugar público a tomar café, apenas han llegado a trabajar quienes organizan los muebles o atienden el café. En el café me gusta oler por encima del aroma de las tazas a esas mujeres, unas que todavía huelen al sexo que tuvieron antes de salir de casa, y su cara refleja todavía la complicidad del grito, el movimiento y los aromas, sin que existan música, danza, o comida en sus camas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s