Pertenencias

La mujer que está desnuda en la habitación solo le pertenece a sus manos, a las propias, que con vocación de éxtasis adelgazan una crema para la piel sobre las piernas. El aroma con el cual acerca otras maneras de hallarse en el aire salta los escalones invisibles del aire y se queda en su nariz. Los brazos estirados para atender su peso y saber la distancia entre ella y su sombra, sí esos brazos, los de ella, están a tiempo de cruzarse sobre su pecho y abrazarse.

Imagen de Chloe CAO en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s