Consecuencias inevitables

Dos relojes juegan a llegar primero desconociendo su característica de objetos siameses, van al mismo ritmo y sin posibilidad de adelantar uno al otro, su ritmo no es controlado por su impulso, así van, uno tras el tic tac que le asegure la llegada, el otro silencioso cambiando la luz con la que indica sus números. Un hombre y otro construyen un imperio, ambos observan su monumental riqueza mientras la muerte descuenta tranquila, no sus posesiones, su tiempo para asegurarles el fin de sus horas.

Imagen de Steve Buissinne en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s