Sexo y promesas

Esta mañana cuando despertó y sintió las rodillas frías, pensó en las palabras de su médico indicándole los kilómetros diarios para sumar en cada caminata, miró hacia la ventana y creyó en una crudeza insaciable del clima por tragarse a los cuerpos viejos. Así, mientras se ponía los zapatos deportivos pensó en el sexo y en las promesas, los dos serán olvidados y aunque se recuerden ya no tendrán importancia la culpa o el deseo.

Imagen de Foto-Rabe en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s