Amores sin distancia

No podemos amarnos en el ostracismo que produce la distancia y menos aún en las fronteras de la inmovilidad. El amor es movimiento y cercanía, hay que desplazarlo como al viento en autopistas aéreas, llevarlo por los puntos cardinales y hacerlo ir y dar la vuelta, debe extenderse como los ríos atravesando la planicie y caer vigoroso tras la complicidad de la montaña, hay que someterlo al silencio que se expresa furioso y calla lo innecesario para hacer truenos con lo imprescindible. El amor es esa líquida sustancia que te empuja a darle fuerza a la cercanía y la caricia, a moverte hacia el otro y sostenerte de él para ir igual hacia adelante.

Imagen de 7060673 en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s