Una fuerza secreta tras pronunciar mi nombre

La mujer que me gusta sabe asuntos de mi vida de los cuales no tengo conocimiento, por ejemplo, sabe de la diferencia entre la velocidad de mi sonrisa espontánea ante el asombro de encontrarla a ella, y la velocidad, que no es la misma, con la que sonrío al escuchar que ella dice mi nombre. A propósito del nombre, comprende más que nadie el cambio en el ancho de la pupila, cuando ella dice mi nombre una fuerza secreta se asoma en los ojos y se nota su presencia en mi pupila dilatada. La mujer que me gusta sabe que cierro los ojos cuando la abrazo, y no solo eso en el abrazo, sabe también que mi corazón cambia del ritmo tranquilo a uno acelerado y furioso que cambia apenas ella retira sus manos de mi torso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s