Sorpresas

Todas las salas de la funeraria estaban en servicio, afuera, junto a la puerta algunas personas se reunían a fumar cigarrillos, otros entraban y salían, unos para marcharse otros para dar a los pulmones aire con otro aroma.  Entramos y fuimos directo al ascensor, ya sabíamos el piso y el número de sala a la cual debíamos acercarnos, ella hubiera querido ir con sus tenis y pantalones de siempre, su camisa blanca y el cabello suelto, quizá notó que yo prefería la formalidad y aceptó ir con un vestido de color negro.

Se veía linda, no quise decírselo, con el vestido formal aparecía en ella un brillo diferente, pasaba de la fluidez y agilidad de la ropa deportiva a otra forma de cubrir el cuerpo.  Subimos las escaleras, yo quería usar el ascensor, siempre cedo a sus reglas, no le gustan los ascensores, yo advertí que subir escaleras con tacones no era lo mismo que hacerlo con los tenis, rió, y se quitó los zapatos, subió descalza, la seguí hasta que en el piso al que debíamos buscar la sala volvió a usar los zapatos de tacón.

Entramos a la sala, dimos el saludo correspondiente, nos ubicamos en una de las esquinas de la sala, sin que yo pudiera evitarlo ella fue hasta el féretro, se plantó ante él unos minutos, un familiar cercano al difunto se aproximó a ella, compartieron el llanto, yo no sabía por qué lloraba ella, el familiar tenía todos los motivos, ella en cambio, solo lloraba y abrazaba a la persona.

Vino hasta donde yo estaba, me pidió retirarnos, me pidió no preguntar por su llanto.  Decidimos partir, nos despedimos de todos.  Ella expresó condolencias a todos, sus expresiones eran de una sinceridad extrema, sentí que ella se estaba lastimando, la afané para salir del lugar.

Cuando salimos de la funeraria, me pidió caminar un par de calles en silencio, así lo hicimos, fuimos en línea recta hasta que después de casi un kilómetro de camino dijo, no había visto a nadie muerto, no sabía que de verdad la gente moría, esta es la primera persona que veo de este modo, yo creía que todos éramos eternos, no había visto ni sabido de alguien abandonando la vida, es extraño para mí, todas las personas que he conocido en mi vida están vivos, no puedo creer de manera alguna que la gente muera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s