Curiosidades verbales

Mi hermano estaba ofendido. Más que ofendido estaba alterado y sin oportunidad de superar la soberbia que se le notaba en todos sus movimientos. Veía mi rostro de borracho amanecido y decía, ayer fui a su funeral, en qué infiernos estaba? No le respondí, no sabía qué se refería, aunque yo sentía que el universo había roto sobre mi espalda todas las galaxias. Estábamos todos, y usted, dónde andaba? Lo abracé, reconocí que me dolía la cabeza y prometí que después de dormir un par de horas estaría mejor para poder responderle. Él me dijo, duerme, no te afanes por despertar, yo te llevaré al sepulcro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s