Diarios Innecesarios XII

El libro cayó del bolso de la mujer, unos metros adelante lo levanté del piso, pensé en llamarla para dárselo pero no lo hice. Dentro de sus hojas había una fotografía, me sorprendí mucho al ver que en la fotografía aparecía yo besándola.  No recuerdo a esa mujer ni el lugar en donde la tomaron, sé que soy yo el de la foto pero por alguna razón no recuerdo el lugar ni a la mujer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s