Venganza

Él sabe que su esposa está vistiéndose para una cita, los sonidos de sus movimientos le llegan con un dolor que lo devuelven al llanto de la infancia. Un par de segundos, un pensamiento, va a vengarse. Se acomoda debajo de las sábanas, se acaricia los genitales, piensa en una amiga, la masturbación solitaria y sin ruidos lo lleva al orgasmo, moja el lado de la cama de su esposa. Se va. Su esposa sale a buscarlo y se sorprende al no verlo.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s