Tú no lo sabes, yo no tendría por qué decírtelo,

Tú no lo sabes, yo no tendría por qué decírtelo, esta larga estancia que tú y yo suponemos, este amor que nos habita, prometido entre los dos hasta lo eterno, es apenas uno o dos o tres efímeros minutos comparados con la soledad que he vivido cabalgando el sexo entre las putas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s