Obetos perdidos o la música que escuchas

El ruido de la puerta al cerrarse me invitó a mirar hacia las bisagras. No vi nada y no me preocupé por ver más de lo que pude. La oscuridad del apartamento se comprimió en mis ojos, moví mecánicamente el brazo hacia la pared de la derecha, encontré ahí el interruptor, un movimiento y en el mismo segundo la luz llenó el lugar. Había estado tomando cerveza con mis amigos de la oficina, no había tenido precaución de ir al baño antes de salir del bar, así que estaba pensando solamente en llegar al baño de mi apartamento. Tenía un dolor en la parte baja de la ingle que me hacía reconsiderar mi irresponsabilidad con el cuerpo, estuve a punto de utilizar una pared en la calle pero una mujer que pasaba cerca me hizo dudar, de manera que no lo hice.

La puerta del baño estaba abierta, entré con prisa, no pensé en encender la luz del baño, necesitaba utilizarlo sin siquiera verlo, la visión que tuve del mismo en la oscuridad me obligó a detenerme, di dos pasos atrás, presioné el encendedor, al mismo tiempo sentí un dolor en la ingle que superó el control del esfínter, y fue entonces cuando vi que el baño había desaparecido.

En la pared, detrás de donde estuvo el baño, había un letrero pintado con tinta roja. En donde debía estar el baño había una sucesión de CDs de música. El letrero decía, para que te cagues en la mierda que escuchas.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s