Psicología para niños

Mi esposa confiesa ante el psicólogo de parejas uno de los motivos por los cuales sus reacciones sexuales a mi ímpetu amoroso se veían comprometidas en negaciones continuas.- A mí me gustaría masturbarlo, solamente eso, es parte de lo que quiero hacer para consentirlo sexualmente, él no me lo permite.

Los ojos del psicólogo trazan una línea recta desde su rostro artificial hasta mi cara que se ha enrojecido por vergüenza, no precisamente por la mirada oscultadora de profesional médico, es porque se que después de la mirada él espera una respuesta, a la que por la palabra empeñada a mi esposa, dar todas las respuestas sinceramente, no podré negarme.  Evito la pregunta y les respondo a los dos, ya mi esposa había cambiado de posición y me miraba directamente a los ojos.

En el colegio, después de mi bajo rendimiento académico y con una palidez que apenaba a mis padres, porque para ellos no podía ser por hambre ya que me alimentaban según su condición bastante bien. Mi mamá fue conmigo al consultorio médico, esperamos en la sala, un hombre estaba antes que nosotros, el médico utilizó con él más del tiempo convenido en las citas. Antes de que fuese llamado por el médico, fui al baño, dos orinales contiguos, juego con el líquido haciendo círculos concéntricos, escucho que mi mamá llama, el hombre que estaba en la cita se hace a mi lado, se prepara para orinar, yo voy hasta el lavamanos, abro la llave, de pronto un pequeño grito de dolor se escucha, el hombre coloca una de sus manos en el estómago, la otra sobre la pared, me aproximo un poco, hay sangre en el orinal, el hombre me dice que no sabe como pudo haberle pasado eso.

El médico cuestiona a mi madre por la dieta, eso hizo después de interrogarla por el motivo de la cita, ella se defiende nombrando el
tipo de comida que prepara en su casa. El hombre da una vuelta alrededor de su escritorio y de nosotros. Le quedan dos minutos antes
de que deba atender al siguiente paciente. Me mira a los ojos, toma mis manos, me pregunta si realizo todas mis actividades con la mano izquierda o con la derecha, le muestro la derecha, la toma, hace gestos de desaprobación, toma una de sus hojas para hacer fórmulas médicas, escribe varias líneas, se la entrega a mi madre.

– Doctor, pero qué es lo que tiene el niño?
– Señora esas son vitaminas de complejo B, le hace aplicar una inyección diariamente.
– Pero doctor si en la casa lo alimentamos bien.
– Señora, su hijo se masturba mucho, mmm, conozco gente que orina sangre de tanto hacerlo, esa es la razón de su palidez y bajo rendimiento.  Las inyecciones son solo un castigo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s