La pérdida de un río narrada desde la orilla

Morirá sola, ajada por el tiempo, descansando unas veces en clínicas y otras en casas de campo. Morirá sola, con una vejez llena de furia y enojo porque su memoria le recordará a diario que un día se la jugó por el desapego y perdió el río sobre el que ella debería remar amor.

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s