Te piensan todo el tiempo

La cama adquiere la tibieza unos minutos después de que el cuerpo se acomoda sobre las sábanas, no ocurre de manera repentina.  El cuerpo le transmite calor al espacio y luego conforma un lugar confortable para el sueño.   Ella sabe que después de que él termine de cepillarse los dientes vendrá a la cama, le dará un beso en la boca, pronunciará algunas palabras que en conjunto tratarán de expresar alguna opinión sobre la noche, el frío o la comodidad del cuarto, igual podrá ser sobre lo que hace falta en el baño o lo que haría más lindo el cuarto.  El beso viene acompañado del sabor a dentífrico.

 

Él hará la pregunta acostumbrada después de acomodarse junto a ella, pondrá uno de los pies sobre sus piernas, tomará una parte mayor de la cobija, y mientras pasan los segundos se irá acomodando hasta ocupar el mismo lugar en el que termina durmiéndose todas las noches.  Ella  sabe que en unos segundos más él hará la pregunta de todos los días – Me pensaste? Y ella sin que esté mintiendo dirá – Sí, todo el tiempo.

 

Con los ojos cerrados repite algunos de los pensamientos que tuvo sobre él, las frutas que le gustan, la hora en la que almuerza, los lugares que visita, su fascinación por los deportes, las horas que concurre ante el televisor, las visitas a los amigos, sus cuchillas de afeitar, las verduras y frutas que consumía constantemente, la música, cada detalle que en este hombre acontecía ella lo recordaba y memorizaba todo el tiempo.  Así ha ocurrido durante decenas de meses, ha aprendido sus hábitos, gustos, disgustos, defectos, virtudes, caminos que recorre, caminos que evita, y más cosas innecesarias de mencionar.

 

          Me pensaste?

          Sí, amor.  Todo el tiempo.

 

Él la besa, le desea buenas noches.  En un par de horas se despertará, la buscará a su lado, tendrán sexo, mientras ella aún piensa en cada detalle de él.  Él le desea que tenga sueños bonitos, ella piensa que ojalá sueñe como matarlo sin ser descubierta ya que hace tiempo ha buscado el espacio apropiado sin lograrlo.

 

Oscar Vargas Duarte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s