Dos ideas previas a una narración

La mujer miro al hombre desnudarse y sintió un impulso inocente por hacer lo mismo, se desvistió y sin que el hombre lo supiera, la mujer en la droguería, mientras le aplicaba la inyección en la nalga derecha se atrevía a aproximar los senos a su espalda. Segundos orgásmicos la alteraron, sin embargo, la aguja cumplió su cometido.

Le pidió al hombre que estuviera unos minutos reposando, mientras, se vistió y salió del espacio dedicado en el local para aplicar inyecciones.

=====================================================================

El hombre adquirió la pasión por su profesión actual desde cuando visitaba semanalmente, los domingos, a su tío. Su madre visitaba en la carnicería al hermano mayor y de paso recibía una ración grande de carne de res que le permitía aumentar las proteínas en el almuerzo.

Desde niño admiró como la hoja afilada atravesaba rápidamente la carne y la convertía en raciones con medidas iguales.

Ahora, cuando la edad adulta lo sorprende a diario vendiendo carne que corta cuidadosamente, es reconocido por todos los vecinos y su nombre mencionado con admiración por su destreza en la venta de carne.

El hombre mira a la mujer que acaba de ingresar al local, el amigo de infancia que trabaja en la droguería le ha contado que la mujer tiene una mancha morada en la nalga derecha, él piensa en su cuchillo, en la hoja afilada y el corte rápido que haría sobre la piel para extirparla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s