caída libre

Una mañana de marzo la abuela le advirtió sobre los deseos.  — Hijo, si pides con el corazón tus deseos llegarán a tí en un parpadeo de tus ojos.  Recordó la frase de la abuela cuando sintió que la caída se detenía y de su espalda surgían dos alas grandes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s