Noche para desaprender

Las luces de la casa han estado apagadas desde el comienzo de la noche, antes de ese primer momento de oscuridad no había nada, todo era inexacto, una luz volcánica del sol cayendo tras la montaña, un fulgor transparente y liso, plano, desde la ventana. Son las cuatro de la mañana, no estoy seguro de la hora pero sospecho que en este momento son las … Continúa leyendo Noche para desaprender

El beso ha dejado de tener nombres

El beso y las palabras le resecan la boca, el silencio matutino ha llegado muy pronto, ningún ruido explicable es excusa para dar inicio a las lamentaciones del día, los oídos son tercos y se concentran en un chirrido transparente que escapa a la noche. Es tarde para estar despierto y temprano para haber despertado, es la hora de los besos en la punta de … Continúa leyendo El beso ha dejado de tener nombres