Cartas. Ecología de las tinieblas

Nunca han existido razones para escribirte. Según tú, toda razón debe ser consensuada como mínimo entre dos partes. Considero que al estar encerrado en esta suplica solitaria a la que me has condenado no tengo otra opción que tomar como ciertas y válidas mis razones para escribirte. Esta mañana vi a una mujer reclamarle a un hombre por su tardanza en cada cita, para ella … Continúa leyendo Cartas. Ecología de las tinieblas

Articulaciones de la memoria

Antes de ti el reloj cruzaba la pendiente de la tarde para extenderse perezoso en la noche. La mañana traía entre sus minutos el martilleo invisible de los segundos. La definición de milagro quizá incluye la sensación de una revelación superior que se nos niega, pero que es capaz de materializar algo que ante toda especulación era imposible su existencia. La planitud de las horas … Continúa leyendo Articulaciones de la memoria

El silencio salpicado de sugerencias

Busco la desnudez de tus senos en la voz del verso. Enumero lenguas y puentes verbales hasta llegar al número que abre tu botón umbilical. Observo nubes y todas forman la línea de tu caldera para que yo la abra. Llegas a la cama con el silencio salpicado de sugerencias en tus ojos, me miras como si todas las plegarias hubiesen acudido a mi boca, … Continúa leyendo El silencio salpicado de sugerencias