Desprendimientos para tu silencio

Ante la parca, sordo a su latido, el hombre, después de haber subido por la escalera los siete pisos hasta mi apartamento, dice, estoy muy cansado para eso, tú no hiles, no devanes más, corta ya el presuntuoso hilo. Tengo miedo, lo sé, pero soy superior a él. Si me ves temblando, es que me estoy sacudiendo, no temblando realmente. Este miedo quiere parecerse al … Continúa leyendo Desprendimientos para tu silencio