Días de cansancio

Tomas el cansancio, lo pones en la palma abierta, presionas con la otra mano, sobre el cansancio, por supuesto, hasta hacer con él una esfera, la tiras sobre la mesa sin que ruede al piso. Repites las instrucciones anteriores, esta vez tomando por objeto el enojo contenido durante las horas del día. Extraes del fondo del espejo ocular la frustración a la cual te sometiste, … Continúa leyendo Días de cansancio