Hablar solo para entrar a la memoria

Hablas solo, caminas hablando solo, lo notas al ser observado con una pizca de risa por quienes encuentras en tu camino. Esta tarde relatabas para ti la historia de tu abuela cuando, en sus últimos días, le preguntaste sobre cómo estaba y, ella dijo, “bien, pero no sé muy bien de mi memoria y recojo cualquier cosa que la sustituya, a veces estoy en un … Continúa leyendo Hablar solo para entrar a la memoria

Visitas a la memoria infantil III

La puerta estaba abierta, entró, saludó, elevó la voz, dijo el nombre de la abuela, desde el cuarto una tos herida de polvo fue el único saludo, fue hasta ahí, vio a la abuela doblándose, irguiéndose nuevamente, sintió temor de las arrugas en el rostro de ella, toco el propio, los nervios seguían jugando con ella, las manos propias estaban resecas, la abuela se sentó … Continúa leyendo Visitas a la memoria infantil III

Diarios Innecesarios LIII

La abuela había perdido las llaves de la casa muchas veces, al comienzo creí que había iniciado su trayecto por la pérdida de la memoria debido a su edad, luego creí que lo hacía por capricho senil, a veces le ataba las llaves a la ropa, otras al cinturón, incluso en una cadenita de oro que colgaba en su cuello, pero nunca fueron eficaces estos … Continúa leyendo Diarios Innecesarios LIII