Lazarillo

A veces, solo a veces, el poema es un lazarillo, un gran perro guiándote un instante, se vuelca con sus dientes de furia hacia tu rostro hasta quebrarte la máscara, ya herido de muerte el ego, te deja libre, sin ceguera alguna, para que no sean necesarios lazarillos, sistemas o guías.

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s