Ella no es la sombra que produce la luz

Ella pone su sombra afuera de la puerta, su cuerpo sigue dentro, la luz del pasillo convoca al apéndice sin peso que alarga su cuerpo. Me dice, nota lo siguiente, no soy esta sombra que produce en mi la luz, soy el cuerpo y lo que llevo dentro, la sombra no me alarga ni me extiende; así tú, lo que dicen de ti es una sombra que te proyecta, y puede estar fuera de los lugares que ocupas, si cierras las puertas de esos sitios, en dónde esté la sombra no importa. Si la luz deja de alumbrarte la sombra desaparece y tú en cambio sigues ahí, siendo tú sin luz alguna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s